46 Nadie pudo responderle, y a partir de entonces, ninguno se atrevió a hacerle más preguntas.