52 —le dijo Jesús—.