8 Los discípulos se indignaron al ver esto. «¡Qué desperdicio! —dijeron—.