2 Luego, lo ataron, se lo llevaron y lo entregaron a Pilato, el gobernador romano.