55 Muchas mujeres que habían llegado desde Galilea con Jesús para cuidar de él, miraban de lejos.