3 Su rostro brillaba como un relámpago, y su ropa era blanca como la nieve.