3 En ese tiempo, el diablo
se le acercó y le dijo:
—Si eres el Hijo de Dios, di a estas piedras que se conviertan en pan.