4 ¡Y luego, cuando tienen problemas, suplican la ayuda del Señor
!
¿Realmente esperan que él les responda?
Después de todo el mal que han hecho,
¡ni siquiera los mirará!».