7 El Señor
es bueno,
un refugio seguro cuando llegan dificultades.
Él está cerca de los que confían en él.