5 La quinta vez, el sirviente de Sanbalat llegó con una carta abierta en su mano