19 Así es, te doy todas estas ofrendas sagradas que el pueblo de Israel lleva al Señor
. Son para ti y tus hijos e hijas, para que las coman como su porción perpetua. Este es un pacto eterno e inquebrantable
entre tú y el Señor
y también se aplica a tus descendientes».