13 “Aunque Balac me diera su palacio repleto de plata y oro, no podría hacer absolutamente nada en contra de la voluntad del Señor
”. ¡Te advertí que únicamente podría decir lo que el Señor
me dijera!