52 El oro que los generales y los capitanes presentaron como ofrenda al Señor
pesaba aproximadamente ciento noventa kilos.