50 Así que, de nuestra porción del botín, presentamos como ofrenda al Señor
los artículos de oro que tomamos: brazaletes, pulseras, anillos, aretes y collares. Esto purificará nuestras vidas ante el Señor
y nos hará justos ante él».