3 Yo mismo le enseñé a Israel
a caminar,
llevándolo de la mano;
pero no sabe ni le importa
que fui yo quien lo cuidó.