2 Ahora Israel me suplica:
“¡Ayúdanos, porque tú eres nuestro Dios!”.