11 Las palabras de los justos son como una fuente que da vida;
las palabras de los perversos encubren intenciones violentas.