10 Quien guiña el ojo aprobando la maldad, causa problemas,
pero una reprensión firme promueve la paz.