19 Hablar demasiado conduce al pecado.
Sé prudente y mantén la boca cerrada.