21 Las palabras del justo animan a muchos,
pero a los necios los destruye su falta de sentido común.