20 Las palabras del justo son como la plata refinada;
el corazón del necio no vale nada.