22 La bendición del Señor
enriquece a una persona
y él no añade ninguna tristeza.