3 El Señor
no dejará que el justo pase hambre,
pero se niega a satisfacer los antojos del perverso.