2 Las riquezas mal habidas no tienen ningún valor duradero;
pero vivir debidamente puede salvar tu vida.