30 Los justos nunca serán perturbados,
pero los perversos serán quitados de la tierra.