29 El camino del Señor
es una fortaleza para los que andan en integridad,
pero destruye a los que hacen maldad.