1 El Señor
detesta el uso de las balanzas adulteradas,
pero se deleita en pesas exactas.