20 El corazón que trama el mal está lleno de engaño;
¡el corazón que procura la paz rebosa de alegría!