22 El Señor
detesta los labios mentirosos,
pero se deleita en los que dicen la verdad.