22 La gente buena deja una herencia a sus nietos,
pero la riqueza de los pecadores pasa a manos de los justos.