21 Los problemas persiguen a los pecadores,
mientras que las bendiciones recompensan a los justos.