1 La mujer sabia edifica su hogar,
pero la necia con sus propias manos lo destruye.