21 Denigrar al prójimo es pecado;
benditos los que ayudan a los pobres.