35 El rey se alegra de los siervos sabios,
pero se enoja con aquellos que lo avergüenzan.