15 Para el abatido, cada día acarrea dificultades;
para el de corazón feliz, la vida es un banquete continuo.