26 El Señor
detesta los planes perversos,
pero se deleita en las palabras puras.