28 El corazón del justo piensa bien antes de hablar;
la boca de los perversos rebosa de palabras malvadas.