29 El Señor
está lejos de los perversos,
pero oye las oraciones de los justos.