5 Solo un necio desprecia la disciplina de sus padres;
el que aprende de la corrección es sabio.