7 Los labios del sabio dan buenos consejos;
el corazón del necio no tiene nada para ofrecer.