5 El Señor
detesta a los orgullosos.
Ciertamente recibirán su castigo.