27 El verdadero sabio emplea pocas palabras;
la persona con entendimiento es serena.