3 El fuego prueba la pureza del oro y de la plata,
pero el Señor
prueba el corazón.