8 El soborno es como tener un amuleto de la suerte;
¡el que lo da, prospera!