7 Las palabras elocuentes no son apropiadas para el necio;
mucho menos las mentiras para el gobernante.