23 El temor del Señor
conduce a la vida;
da seguridad y protección contra cualquier daño.