24 Los perezosos toman la comida en la mano,
pero ni siquiera se la llevan a la boca.