2 La furia del rey es como el rugido del león;
quien provoca su enojo, pone en peligro su vida.