23 El Señor
detesta el engaño;
no le agradan las balanzas adulteradas.