26 El rey sabio esparce a los perversos como trigo,
y luego los atropella con su rueda de trillar.